¿Qué es la carta de porte CMR?

La carta de porte CMR es el documento que todo transportista debe portar, su término procede del francés Convention Relative au Contrat de Transport International de Marchandises par route. Esta contiene las características del transporte y mercancía, así como la responsabilidad de ambas partes, transportista y cargador.

Surge a raíz de un convenio celebrado en Ginebra en 1956, pero no fue hasta el 7 de Mayo de 1974 cuando se implanta en España tras la publicación en el BOE y que recibió su última modificación en el 2009.

Esta documentación es obligatoria para todos los transportes de mercancía por carretera, siempre y cuando haya un país de origen distinto al de destino. Pero, excluye al transporte postal, funeral y de mudanzas.

Se deben portar tantas copias del CRM como de vehículos que estén implicados en el transporte de la mercancía. Pero generalmente las obligatorias son:
• Para el transportista.
• El que viaja con la mercancía.
• El remitente.
• Y para la administración.

Una vez que se rellena la carta de porte CMR, se acepta:

• Un contrato entre transportista y comerciante.
• Que la empresa de transporte obtiene dicha mercancía.

El CMR puede hacerlo cualquiera de las partes, no siendo necesario que lo hagan las dos o específicamente uno.

Documentación necesaria para cumplimentar la carta de porte CMR.

• Lugar y fecha en que se realiza el contrato.
• Datos personales de las partes implicadas: nombre y dirección.
• Información acerca de la mercancía transportada y el embalaje.
• Lugar y fecha de carga y datos relativo a al lugar de la entrega.
• Precio y cualquier otro tipo de gasto asociado al transporte.
• Forma de pago.
• Instrucción a la aduana en el caso de ser mercancía peligrosa ADR
• Firma y sello de las partes.

¿Qué obligaciones tiene el transportista?

El transportista es el responsable de la mercancía durante todo el trayecto. Así como de entregar la copia del CMR al destinatario y cumplir con las instrucciones aludidas por parte del destinatario expuestas en el CMR. Excepto cuando los daños sufridos por la mercancía son por causas ajenas a él, como por ejemplo las indicaciones por parte del destinatario estén equivocadas, daños del embalaje, cambios en las instrucciones no notificadas, haya dificultades en el transporte y entrega, etc.

En caso de daño de la mercancía si estas son visibles el tiempo para realizar una reclamación son de 24h y en el caso de que estas no sean visibles de 7 días desde que se realizó la entrega.

Los servicios de transporte terrestre están apoyados en esta conocida carta y es de obligación que todas las partes que intervengan en un proceso de transporte sean conocedores de ella.
Para más información visite el BOE

Leave a Reply

Your email address will not be published.