El Internet de las cosas dentro del mundo logístico

¿Quién no ha escuchado en algún artículo económico, en la prensa actual o en las noticias el famoso concepto del “Internet de las cosas”? Seguro que sí, aunque bien es cierto, que no todas las personas conocen el verdadero significado de este concepto.

Este concepto hace referencia para todos aquellos elementos del ámbito cotidiano que se encuentran conectados a Internet y que disponen de algún tipo de inteligencia. Un paradigma digital que ha provocado la realización de acciones dentro del sector logístico y en consecuencia, de la aplicación de determinadas tareas en la cadena de valor de este perfil de empresas para poder operar con más eficiencia.

Implicaciones que se han generado dentro de la industria logística y del transporte

  • Cambios en el uso de los consumidores. Lo que ha provocado que los fabricantes tengan que rediseñar nuevos productos que cubran o mejores las necesidades anteriores y que además, las empresas que “mueven” estos productos en otros mercados sean capaces de hacerlo de la forma más segura y ágil.
  • Cambios en los procedimientos asociados al servicio de transporte terrestre. Elementos tales como los sistemas GPS de seguimiento de la mercancía, la evolución del tacografo, el control de pedidos a través de códigos en almacén, etc… han ocasionado una nueva definición de las pautas de trabajo.
  • Cambios para contribuir al ahorro y protección al medio ambiente. El comportamiento ecoresponsable es una característica cada vez más exigible en el día a día. Existe cada vez más, una conciencia por el medio ambiente, por parte de la sociedad y por las empresas que pertenecen al ámbito logístico.

Al igual que con otros ámbitos, el Internet de las cosas debe usarse adecuadamente.

Como se suele decir, toda ciencia tiene su arma de doble filo. Una consideración importante que debemos de hacer para el Internet de las cosas es que la incorrecta integración de esas tecnologías y un indebido uso pueden provocar daños en la seguridad de las empresas y que en conclusión, puedan estar sometidas a sufrir ataques informáticos.

En estos últimos meses, hemos encontrado en prensa algunos conocidos de empresas que lo han sufrido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.